(editorial La Oveja Roja, Madrid, primavera de 2020)
Versión de adelanto del poema: pincha aquí

Para encargar el libro a la editorial
(mientras las librerías siguen cerradas): tramitar aquí

Sílithus: versión de regalo

Amigos/as:

De manera gratuita aquí tenéis Sílithus, para vosotros/as, en estos días de confinamiento, pensando especialmente en quienes aún no podréis adquirir el libro o no podréis permitíroslo, o estáis ahora excesivamente aislados en algunas áreas rurales. Lo tenéis –en abierto y de modo accesible– pinchando aquí

Movedlo como queráis: el poema es todo vuestro.

Esta entrega que os confío se visualiza como un “pdf” que no es la maqueta que la editorial compuso para su edición en libro papel, sino la maqueta previa del propio autor. Veréis que aquí he preferido no incluir determinadas secuencias del poema, para no desincentivar vuestro posible interés (si buenamente lo tenéis) en haceros con el poema completo en su edición de libro en papel, cuya salida –por razones que perfectamente entenderéis– ha quedado ahora temporalmente ralentizada.

Las librerías se encuentran cerradas y, aunque algunas de ellas siguen ofreciendo servicios de envío a domicilio, otras han preferido no hacerlo. Para quienes queréis y podéis permitíroslo, tanto algunas imprentas como servicios de correo y transporte postales parece ser que seguirán durante un tiempo, y mientras sea posible, funcionando. Eso permite, precariamente, recibir libros previa solicitud a las editoriales o, quizás mejor, deberíamos todos/as esperar al momento en que este servicio se restablezca sin ya mayor problema ni riesgo.

En la espera de que las librerías puedan volver a abrirse, para haceros ahora con ejemplares de Sílithus, por ejemplo, bastaría con hacer pedidos accediendo a esta dirección de www.laovejaroja.es y tramitar desde ahí su envío a vuestro domicilio. Como os decía, los libros estarán disponibles en una semana.

Seguramente resultará superfluo advertir que, para la brutal crisis económica y social que la pandemia irá acelerando, espacios de resistencia cultural y, en particular, editoriales de libros (muy especialmente, las más pequeñas, activas y militantes) necesitarán también de este tipo de apoyos si tienen posibilidad alguna de seguir sobreviviendo.

Nunca pensé que este apocalipsis (que durante siete años fui escribiendo sabiéndolo tan alejado de las habituales corrientes de nuestra poesía reciente) acabara publicándose en coincidencia con tales circunstancias.

21 de marzo de 2020